¿Cuál es la temperatura de confort adecuada para tu casa?

La temperatura de confort en casa

Veamos si reconoces alguna de estas situaciones: alguien de tu familia (o una persona con la que compartes piso) se ha envalentonado y ha puesto la calefacción a 27ºC. O tú mismo has tenido la tentación de hacerlo en un día que consideras de mucho frío. Puede que no sea tu caso concreto, pero las personas que tienen calefacción individual, y por lo tanto el poder de elegir la temperatura que más les apetece, siempre se enfrentan al siguiente dilema: ¿cuál es la temperatura de confort en una casa? Veamos en este artículo si es posible resolver el enigma.

¿Qué es la temperatura de confort?

Responder a esta pregunta es una tarea sencilla: aquella con la que no sientes ni frío ni calor. Antes de continuar, es importante señalar que en este artículo hablamos del caso concreto de una vivienda. Y es que la temperatura de confort de una casa normal y corriente nunca será la misma que, por ejemplo, un colegio. O la de unas instalaciones en las que se realice un trabajo muy físico y lleves ropa técnica. Se podrían enumerar muchos casos concretos, por eso mejor centrarse únicamente en uno de los posibles.

¿Cuál es la temperatura recomendada?

El caso es que no sentir ni frío ni calor puede ser complicado en función de las personas que están en casa. Para uno puede ser suficiente una elección de 19ºC y para otros llevar el mercurio más allá de los 25ºC es la única opción plausible. No obstante, los expertos en la materia tienen clara la cifra ideal desde hace bastante tiempo: 20-21ºC durante el día y 15-17ºC cuando cae la noche y estás más preocupado de dormir.

La cifra no es nuestra, es la que llevan muchos años animando a utilizar desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), del que seguro que has escuchado hablar en más de una ocasión. Ellos lo tienen más que claro: el termostato de una casa debería estar siempre en esos valores recomendados. ¿Y qué hacer si alguien tiene frío o mucho calor? Más sencillo todavía:

  • Las personas que tienen mucho frío solo tienen que abrigarse más. Ha llegado un punto en el que se debería normalizar llevar un jersey en casa para no tener que exceder según qué temperaturas con el climatizador. No solo no es bueno para tu factura, tampoco es lo más recomendado para el planeta.
  • Algo parecido deberían hacer las personas más calurosas. Si 21ºC te parece demasiado para ti, solo tienes que abrigarte menos y beber más agua.

¿Por qué es importante asegurarse la temperatura de confort?

Lo primero de todo para mantener la cordura en casa. Siempre existirán personas más friolereras y más calurosas, pero jugar constantemente con el termostato no es la solución para el problema. Simplemente hay que seguir las recomendaciones anteriores. Muchas veces el camino más sencillo es el correcto. Por otro lado, expertos en la materia también apuntan a que una vez superado el umbral de los 23ºC el aire de tu casa se reseca, por lo tanto tendrás más calor pero no estarás más cómodo.

Otro asunto importante, y que sabes que tarde o temprano tenía que aparecer por aquí: cada grado de más que le sumes al termostato es una bofetada (metafórica, pero bofetada al fin y al cabo) para tu factura eléctrica (o de gas) y para el medio ambiente. Las emisiones de Co2 se multiplican y todos los datos disponibles confirman que el consumo aumenta hasta un 8% por cada grado extra que te apetezca sumar.

Consejos para mantener la temperatura de confort

  • Tal y como ya te recomendamos en este artículo, hazte cuanto antes con un termostato. Es la mejor herramienta para saber en cada momento qué temperatura estás utilizando. Incluso, invirtiendo un poco más de dinero, puedes comprar uno de los más modernos e inteligentes, que se pueden manejar desde el móvil para mayor comodidad.
  • Asegúrate de que el aislamiento de tu casa es el correcto. Evidentemente, nosotros en primer lugar te vamos decir que te asegures de tener unas buenas ventanas de PVC (o con rotura de puente término en su lugar) para evitar la transmisión de frío y de calor. Pero hay otras cosas que puedes hacer: usar cortinas cuando no da el sol, alfombras para los suelos muy fríos, asegurarte de que no se pierde temperatura por las puertas, etc.
  • ¿Te has planteado alguna vez zonificar la calefacción? Se puede hacer también con el aire acondicionado y sirve para climatizar únicamente las estancias que necesitas. Puede ser una gran idea.
  • Al hilo del último punto, y si no tienes un termostato, también puedes utilizar las conocidas válvulas termostáticas para los radiadores. Es una herramienta perfecta para ajustar una temperatura concreta en cada habitación. Y es que no debes olvidar tampoco que no todas las estancias de una vivienda requieren la misma temperatura. ¿No pasas mucho calor, por ejemplo, cuando estás cocinando con el horno?

Deje un comentario

Su email no será publicado. Required fields are marked *



Puede usar estos HTML tags y attributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

¿Te apetece hacer una visita por nuestras instalaciones?

¡Puedes entrar ahora mismo!

Instalación y montaje de ventanas de pvc, ventanas de madera, ventanas de aluminio. Cerramiento de terrazas y montaje de techos fijos y móviles.
Cerramientos Integrales - C/ Jorge Coci, 18 · 50002 Zaragoza (Spain) - 976 134 134

Scroll to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR